Acábate el cuento.

Ya somos buenas, algunas bellas otras no; algunas con cierta resistencia y otras encantadas, no en el sentido onírico sino en un estado.  Los cuentos ya tienen otro final: Las Madrastas somos las otras madres de los hijos de nuestrasFullSizeRender (1) parejas.

En estos tiempos en el que el concepto de familia ha evolucionado tanto, que casi es imposible buscar acepciones para todas las nuevas situaciones creadas, la nomenclatura es tan amplia que a veces no sabes realmente  de que  estás hablando : Constelaciones familiares, familias patchwork, familias reconstruidas,

Yo a la mía la llamo Familia desestructurada FELIZ, pero no siempre fue así… desde el principio las hijas de mi segundo marido me trataron como la mala del cuento, aunque la exmujer de mi pareja siempre entendió mi situación y ambas respetamos nuestros papeles, gracias a eso, fue algo más sencillo. Tengo amigas que las ex las han hecho la vida imposible y todavía andan luchando por la estabilidad de su nueva relación.

Es muy difícil diseñar un modelo estándar para todo el mundo y que funcione. La paciencia, el respeto, superar los celos de todas las partes implicadas, el no intentar suplantar ninguna figura, sino crear la tuya propia es muy importante y por encima de todo está el AMOR.

Pero este amor parte de situaciones completamente diferentes, las familias biológicas, normalmente empezaron con amor, estas nuevas familias surgen después de una pérdida (divorcio o muerte). Eso, claramente, hace que el punto de partida esté algo viciado y obviamente esto marcará las relaciones entre la madrastra y los hijos de su nueva pareja. Todos están heridos emocionalmente, el punto de partida es una ruptura previa. No es nada halagüeño, pero se puede conseguir trabajando las relaciones y los vínculos de amor, con una mezcla de paciencia, respeto en todos los sentidos y muchísimo cariño.

Los expertos hablan de un periodo entre dos y cuatro años  para que esas heridas cicatricen, para que los lazos de esa nueva familia se refuercen y sobre todo para que todos se adapten. Pero esto depende de muchos factores: si ambos aportan “mochilas”. (hijos de las otras relaciones) o sólo uno, si las rupturas anteriores fueron rupturas desagradables o se hicieron de manera tranquila, los ex de cada uno, las edades de los hijos, etc…

Para mí fue muy duro al principio, trataba de darlas confianza, las respetaba pero notaba su rechazo hacia mí, me veía como la prueba clara de que sus padres ya nunca volverían a estar juntos, como si yo tuviera algo de culpa en todo ello. Luego me di cuenta de que realmente el enfado de sus hijas no era contra mí, sino por su nueva realidad y eso, lo he entendido mucho tiempo después.

Jamás pretendí ser su madre ni siquiera su amiga, pero sí que quise que me respetaran y respetarlas. Yo también aportaba un niño a la familia, que al principio rechazó con contundencia a la persona con la que debería compartir el amor de su madre.

Ahora, ya superada este etapa, personalmente creo que el  secreto  está en intentar que sean felices y que sientan que hay una nueva familia que no suplanta a nadie, en la que el amor puede ser igual. Hay que establecer nuevas reglas para este lío familiar, yo las empecé a tratar como y digo COMO si fueran mi hijas, para que no hubiera distinción, intenté empezar a escucharlas y aunque a veces me dolía mucho lo que me decían siempre intentaba ponerme en su lugar. Lloré mucho y estuve a punto de tirar la toalla, porque nadie estaba cómodo con nuestra relación

Pero lo que al principio fue un problema la relación entre ellos (los hij@s) fue la solución. Entre ell@s surgió un “amor diferente”, se empezaron a llevar  como hermanos, se echaban mucho de menos cuando no convivían y  no se soportan cuando pasaban tiempo juntos. Empezaron a quererse al principio  como primos y  después de 5 años de relación  ya se empiezan a quererse como hermanos. Y eso fue lo que hizo que todo se normalizara.

En mi caso, la solidez de nuestra relación actual, ha podido superar casi todos los obstáculos de este arduo camino y hemos conseguido que nuestros hijos tengan el concepto claro de que ahora somos una constelación familiar, que ellos tienen dos abuelos por parte de padre, de madre, de padrastro y de madrastra. Que la familia no surge de la sangre, sino del AMOR.

La conclusión de todo esto, es que también en estas situaciones hay grandes diferencias entre ser Madrastra y ser Padrastro. ¿Por qué para nosotras es más difícil ser madrastra que para ellos ser padrastro? Aquí está claro, que una vez más, la cultura social nos ha predispuesto para esa imagen de envidiosas, malvadas y rencorosas, como poco. Estamos estigmatizadas, además a esto, hay que sumarle el aún mal reparto de roles entre mujeres y hombres, que nos hace ser las mamás tradicionales, pero sin ninguna autoridad ni moral, ni jerárquica, porque ¿Quienes somos realmente las madrastras? ¿ Las brujas que con subterfugios han arrancado a sus padres de sus verdaderas mamás y que anhelamos su juventud y lozanía? Hasta en esto hay sexismo.

Hoy puedo decir que somos una FAMILIA, quizás diferente, pero FÉLIZ. Nos queremos y aunque nos falta mucho por andar, en este cuento, si te lo acabas, la madrastra no es la mala , es la otra madre de las hijas de mi marido.

5 comentarios sobre “Acábate el cuento.

  1. Debe ser muy dificil Carol “sortear” la situacion, máxime cuando no puedes “pasar” de ello pero creo que con Amor, como bien dices, y tolerancia y respeto… todo se debe de lograr.

    Por si te sirve de algo, yo tengo una familia clásica, y el papel de bruja mala, aún no siendo madrastar de ninguno de mis 2 hijos, la tengo yo, por mi rol de exigencia dentro del núcleo familiar… me ha tocado “ser la mala ” demi cuento particular :)) yo ya me he acostumbrado …

    Me gusta

  2. Encantada de conocer tu blog,has sabido expresar muy bien como has vivido tu nueva relación con tu pareja y sus hijas,y como dices a pesar de los altibajos q habeis tenido,con amor y paciencia se puede con todo,os deseó lo mejor porque os lo merecéis.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s