Vosotros que nos AMÁIS

IMG_3202Llegando el 8 de Marzo, siempre me pongo muy nerviosa porque me gustaría ser políticamente incorrecta. Hay tantas cosas en este país, que me ha tocado vivir, qué aun tenemos que cambiar, aceptar e interioridad. En España, hemos alcanzado una gran igualdad en el plano de derechos, pero que es bastante escasa en el plano real, y donde nuestras varas de medir se rigen por el mundo androcéntrico que nos han diseñado tan prolijamente los varones, y que abarca todos los ámbitos de la vida.

Ahora me encuentro de esta forma en estas fechas, porque considero que el feminismo tiene un montón de formas de expresión y muchos caminos diferentes. Hay muchos movimientos cuyo único objetivo es la liberalización de la mujer. Como ideológicamente la bandera del feminismo la han hecho suya las otras, expresar mi feminismo me lleva a sufrir muchas veces una triple discriminación. Por un lado la de la bandera ideológica, que te increpa, porque este es su tono habitual, y no se puede ser feminista, sino eres de esa ideología. Por otro lado, l@s de mi bando porque no es una acepción propia a nosotr@s. Y por último, la de los hombres en general.

Como no soy hombre tampoco soy beligerante ni conformista, he decidido seguir las teorías de la evolución, como ya he comentado en otros post. Lo que me convierte en evolucionaria, esas que también con muchísimo esfuerzo personal hemos roto barreras y estamos involucradas con los problemas de género, aunque es cierto, que no con un enfoque de lucha sino de suma de ideas, “sorteando “el camino diseñado por unos y los atajos marcados por otras.

Para no sentirme como en todos lo meses de Marzo, este año he decidido cambiar las cosas. Voy a continuar haciendo mi “evolución” sobre la “Igualdad”, pero ya no con hechos, sino desde el verbo, a través de este blog tan personal, para ayudar en lo que pueda a que las mujeres nos EMPODEREMOS.

Personalmente creo que la discriminación es una cuestión de educación. A pesar de todos los esfuerzos depositados en una educación de igualdad, con juguetes no sexistas y con comportamientos sin diferencias de sexos en casa, los mensajes del exterior del espectro social condicionan a nuestros hij@s más que su entorno familiar. Por eso debemos aunar esfuerzos en las familias, en la escuela, en los medios de comunicación y tratar de inculcarles a nuestros hij@s que la igualdad es lo “normal”. Recuerdo una vez cuando mi hijo tenía 5 años que llegó un día a casa y me dijo :

Mamá no quiero que me pongas en la merienda del colegio yogur de fresa porque es de “chicas”, y yo le pregunte ¿quién te ha dicho eso?.- Y él respondió – En el colegio todo el mundo sabe que el rosa es de chicas.

Sólo deseo lanzar unas reflexiones personales porque en estos días estaremos saturados del tema. Cuando pienso en el ámbito laboral y en mi propia experiencia, se me plantean muchas cuestiones que algunas he logrado resolver y otras las dejo aquí para madurarlas

¿Por qué siempre que hablamos de igualdad en el trabajo únicamente hablamos de la igualdad en las cúspides? ¿Qué hay del resto?, Siempre que se hacen estadísticas se habla del porcentaje en los puestos directivos, pero ¿Qué pasa en las demás fuerzas laborales?

¿Porqué dicen que nos masculinizamos en los trabajos, no será, que nos homogeneizamos con ese entorno hostil que son las empresas?

¿Por qué los apelativos de mujer con carácter y ambiciosa, no significa lo mismo que hombre con carácter y ambicioso? ¿No es necesario el carácter y la ambición en ambos sexos? ¿Por qué nosotras tenemos etiquetas y ellos no?

¿Por qué algunas de nosotras seguimos criticando a las otras mujeres cuando consiguen algo, porque alimentamos la bestia de lo mezquino? ¿Se han parado a pensar que sólo a ellos les conviene que nosotras nos disputemos constantemente esos espacios que los hombres “nos dejan” ? ¿Por qué no podemos disputar por todos los puestos libres y no por la cuota femenina de esos puestos ? ¿Porqué no podemos optar a todos los que haya y que lo consiga el que tenga mejor talento sea masculino o femenino?

Agota pensar que aún estamos a medio camino, pero para ser positiva, también es verdad que ya queda menos. Hoy sin embargo quería mencionar a los hombres, a esos que caminan en nuestra vida junto a nosotras, que a veces van detrás y otras delante. Esos hombres que realmente están a nuestro lado y que tienen hijas, hermanas, madres y ven lo difícil que se nos hace, aún hoy, movernos con libertad en este mundo dibujado y coloreado por vosotros en tonos azules. Son aquellos que no utilizan nunca “Yo te ayudo con eso ”, “Yo te dejo hacer”, sino que te invitan a llevar a cabo tareas repartiendo los roles según tiempo libre y no según sexo. Y que consiguen educar a sus hij@s en la riqueza de la diferencia y la armonía de la igualdad.

Vosotros que nos amáis, que estáis en esto con nosotras, sólo os pido que deis el siguiente paso. En nuestros hogares no hay desigualdades ni conceptos erróneos. Hay respeto y apoyo pero tenéis una asignatura pendiente cuando vais a vuestros trabajos, reproducís los roles que la sociedad os ha asignado. Largas jornadas laborales porque vuestras mujeres están en casa y aunque ellas también trabajen, siempre encuentran tiempo y espacio en sus agendas para ocuparse de la familia. Necesitamos que vosotros también conciliéis, que llevéis a vuestras empresas esta nueva forma de pensar, la del equilibrio real entre la vida profesional , familiar y personal. Llevaos vuestra mochila al trabajo, enseñadla y levantad la voz para decir que tenéis que ir a casa para formar parte de la vida de vuestr@s hijos, de las tareas de la casa y las que genera la vida en familia. Levantad la bandera del equilibrio entre todas estas partes que nos conforman, ayudadnos a cambiar las cosas, a caminar junto a nosotras y por delante de aquellos que aún no hayan entendido que esto va a cambiar.

También os pido que cuando estéis entre amigos, os rebeléis con los comentarios sexistas o con las acciones que nos maltratan. No os mimeticéis con el entorno, ayudadnos y apoyadnos allá donde vayáis, no solo en vuestros hogares, porque allí es donde realmente os necesitamos. Convertíos en esos hombres que empiezan a enfrentarse a sus iguales sin complejos y con heroicidad, porque sufrís por vuestras mujeres, sean amigas, novias, esposas, hijas o madres.

Avisamos que esto no será fácil , pero hemos llegado para quedarnos donde nosotras elegimos, no dónde nos dicen algunos de ellos que hemos de situarnos. Así que, vayámonos acostumbrando.

 

4 comentarios sobre “Vosotros que nos AMÁIS

  1. las máximas enemigas nuestras somos nosotras mismas… unas por permitir ser tratadas así y otras por “machacar” al resto de mujeres … siempre se ha dicho que no hay nada peor siendo trabajadora, que tener una jefA, en vez de un jefE

    Me gusta

    1. Querida merche ahí está el problema , nos machacamos porque ellos hacen que nos creamos enemigas . Y en la unión está la fuerza . No debemos rivalizar por los espacios de mujeres , que no los debería haber , sino rivalizar en igualdad con los hombres y mujeres que a igual Talento optan a un espacio . Hasta que no nos demos cuenta de esto , nos creeremos enemigas entre nosotras .

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s