Archivos Mensuales: octubre 2016

ADIÓS CARIÑO

Sucede en la vida en los peores momentos, en aquellos en los que estás desgarrado de dolor por dentro, en los que crees que no puede ir a peor, en los que sientes que la mitad de tu nosotros ha arrasado para siempre parte del Yo, porque el TU se ha ido. Sucede en esos instantes que sufres un egoísta masoquismo,  porque así crees que el que ha partido sabrá que no le olvidarás.

RICARDO se murió dos días después de nuestro aniversario de boda, le rogué en silencio que aguantara. Nos casamos un 28 de septiembre del 2013 en una boda secreta porque muchos de los que decían quererle nunca aceptaron nuestra relación. Luego quise por mi gente que se supiera. Estos últimos meses en los que decidí traerle a casa para que muriera en paz, con tranquilidad y amor, he entendido porque él quiso que fuera secreta.

El dolor no se puede medir, nadie sufre más que otro, cada uno sufre diferente. Nunca entraré en una pugna por demostrar quien le quiso más. Lo que no voy  aceptar es a aquellos que hacen exhibiciones públicas de su amor por Ricardo. Cuando NO estuvieron aquí cuando ÉL más les necesitó, cuando en esas exhibiciones ni me nombran, me borran de la vida de Ricardo. Toda esta gente debe saber que nosotros éramos uno, yo le quería con locura y lo expresé, pero su amor era inmensamente mayor al mío. Y cuando quieres a alguien no puedes excluir a su mitad de la ecuación, porque manchas sus recuerdo.

Tampoco me valen las lágrimas de cocodrilo, no me sirven los mensajes en nombre de otras personas ( eso sólo lo hacen sus majestades los Reyes). Me vale todo el cariño que me ha demostrado MUCHÍSIMA GENTE estos meses y también el viernes.

Es verdad que me dolieron las ausencias de aquellos que creí que formaban parte de mi vida, no sólo las físicas, sino de los que ni siquiera llamaron. Sin embargo, creo que a RICARDO le hubiera gustado que agradeciera públicamente a todas personas que de corazón han demostrado que nos querían.

GRACIAS A toda mi gente, mis amig@s, mi familia OS QUIERO, aunque os aparté de mi para que no me debilitarais todos estos meses. Siempre estuvisteis ahí. No os voy a nombrar uno a uno porque ya os lo he dicho personalmente. ¡Cuántas muestras de amor nos habéis dado estos meses!

GRACIAS a todas aquellas personas que se acercaron al tanatorio para darme el pésame: familias de mis amigas, compañer@s de partido, compañer@s de la oposición. Amig@s de las diferentes asociaciones  de Torrejón, vecin@s que me conocen de toda la vida o de mi paso por la política. Compañer@s de trabajo y Amig@s que aunque no nos vemos tan a menudo, habéis estado ahí cuando os necesité. (sabéis perfectamente quienes sois).

GRACIAS a  los que estuvieron en el peor momento de la vida de Ricardo y aprovecharon la oportunidad para despedirse y decirle que le querían y se LO DEMOSTRARON, deseo darles las gracias públicamente.

GRACIAS a mis niñas Paola Y Ainhoa.  Siempre os llevaré en mi corazón porque sois parte de vuestro padre. Sed fuertes, aprender de todo lo horrible. Continuad con vuestras vidas sin olvidarle y sobre todo triunfad en todo lo que hagáis. El se sentirá orgulloso de vosotras. Aunque estos últimos meses han sido muy duros, fue bonito ver cómo sus mujeres hemos estado a su lado.

GRACIAS a “las otras” a esas que amaron de alguna forma a Ricardo. Inés eres maravillosa, ya sabes que compartiremos esta estrenada amistad por él. Y a Yolanda, su ex-mujer, cuánta grandeza, cómo me ha ayudado durante toda la enfermedad de RICARDO. ¡Qué buena persona es y cómo respetaba al padre de sus hijas! Lo único que le puedo echar en cara es que ella, a través de sus hijas, siempre tendrá una parte de ÉL.

GRACIAS  a Marcial (su padre) que ya sé de dónde vino la bondad y caballerosidad de RICARDO. A su mujer Paquita , la “suegrastra” (sus silencios bondadosos me han ayudado mucho) que cuidó de Ricardo como una madre. A su hermana Chachu que tenía una relación tan especial y tan bonita con su hermano, aunque no entendiera la mía con él.

GRACIAS a sus amig@s de verdad. A los que estuvieron no sólo estos seis años que yo compartí junto a él, sino los que le acompañaron estos últimos horribles seis meses. Muy especialmente a Juanjo que se encargó de comunicar puntualmente cómo iba avanzando la enfermedad  a todos aquellos que RICARDO no quería ver porque siempre pensó que se recuperaría y entonces sería el momento de reírse. A Rodapa, que me llamaba constantemente para saber no sólo como estaba él sino cómo estaba yo. A sus amigos: César que estuvo todo el tiempo al lado de la cama de Ricardo hasta el ultimo día cogiéndole la mano y arropándome con su cariño. Olga su “compi del trabajo” que, cada día  de esos seis meses, llamaba para preguntarnos cómo estábamos.

GRACIAS a Eva, ”la sanadora”, llegaste a nuestras vidas con la enfermedad, convirtiéndose en lo único bello de todo este tiempo.  Deseo que sigas junto a mí para siempre. Un gracias enorme a Abigail, mi amiga y confesora de Ricardo, ¿Qué hubiéramos hecho sin tí?

GRACIAS a mi chiquitín Pelayo, el gran olvidado de todo esto. Cariño siempre llevaremos a RICARDO en nuestro corazón.

GRACIAS a su empresa Bandalux, un ejemplo de empresa comprometida con sus trabajadores y sus familias, sólo tengo buenas palabras para vosotr@s.

A sus amigotes de profesión: José Luís, Chema, Edu, Juan Carlos , Mónica, Tomás, Cristina, Ramón, Carlos, Miguel, Eduardo y Angel Enrique.

GRACIAS a las personas que forman los Servicios Sanitarios de la Comunidad de Madrid, Equipo de Neurocirujanos de La Paz, liderados por el Dr. Carlos Pérez, Equipo de Médico de Familia (nunca mejor dicho, ahora sois parte de la nuestra) Mercedes y Noelia, el servicio de Asistencia Domiciliaria del equipo Doctora Cruz, Ana, Susana, Juan. Aunque todo esto no terminó bien, nos ayudasteis a que fuera más soportable. Os estaré eternamente agradecida por vuestro cariño y profesionalidad durante estos seis horribles meses de enclaustramiento (un mes de hospitales y luego cinco meses en casa)

GRACIAS a la Asociación Española Del Cáncer. ¡Qué maravilloso haberos conocido, que triste la razón! Vuestro servicios de Psicólog@s cuánto me ayudaron, especialmente Paula que intentó recomponer el guiñapo emocional que llegó a ella, una agnóstica como yo de Dios y de los psicólogos. Me he convertido. Lo de Dios no tiene solución, sobre todo después de ésto, sin embargo de vuestra labor, me habéis enganchado.

Espero no haberme olvidado de nadie, la cabeza no me llega para más. Os pido perdón si es así. Pero sabed que todo@s los que estuvisteis siempre os llevaré a  en mi corazón y ese no olvida.

RICARDO te quiso mucha gente y como habrás visto a mi me cuidarán bien los que realmente merecen la pena.

No volveré hablar de lo sucedido, ahora será algo íntimo. Me importa un bledo si la gente cree que no lo he hecho bien, que no muestro el dolor lo suficientemente desgarrador, si opinan que seis años no es tiempo suficiente para poder amar a una persona. Estoy agotada de este sufrimiento, pero feliz de haber estado junto a tí hasta su último suspiro.

Todavía no he conseguido llorar, quizás algún@s tenéis razón y no le quise ni mucho ni bien. Me encuentro extrañamente entera. Ricardo murió sufriendo. Sus últimos estertores durante tres días fueron tan desgarradores que me han colapsado el dolor y las lagrimas. Necesito fuerzas para continuar con mi vida y lo más importante, para que mi hijo Pelayo no sufra más, porque nosotros dos seguimos aquí SIN él.

Murió a las 3: 27 de la madrugada del día 30 de septiembre de 2016. Cogido de mi mano. Amor, Yo Nunca te dejaré…

Ese viernes por la noche volví a casa sola, al entrar en ella pude sentir aún el olor de la enfermedad, de la tristeza y de las penas. Me fui a la cama, miré el que había sido su lado y me tumbé junto a él. Fue cuando me di cuenta que todos volvían con su familias, pero yo me había quedado sola.  Nadie sufre más que otro. Sin embargo yo no puedo volver a mi vida, porque ÉL era mi vida.

Como mis lágrimas son mis palabras escritas, os dejo un puñadito de ellas.

TÚ ME ESTABAS BUSCANDO

Fuiste el espeleólogo de mi cuerpo

Penetraste en las cuevas del amor profundo

Conquistaste los recovecos del alma olvidada

Pisaste el suelo del cariño empalagoso

Escalaste por el frío amor que atesoraba para cuando tú llegaras

Caminaste por los senderos de mi ira

Surcaste mis risas mas sonoras

Alcanzaste a ver mis sonrisas más hermosas que convertiste en tuyas

Tú me estabas buscando y yo te estaba esperando.

Juntos alcanzamos la cima de la preciada felicidad

Plantamos la bandera de la pasión más desacerbada

Oteamos el lánguido pasado, relamiendo los recuerdos tristes de vidas pasadas

Abrazamos ese tierno presente que cruelmente se nos escapaba

Observamos el que creíamos iba a ser nuestro dulce futuro

Mis estalactitas surcaron el agreste paisaje con temores

Uniéndose a tus estalagmitas que tímidamente emergían

Formando lo que tu llamabas la Feliz familia desestructurada

Tú me estabas buscando y yo te estaba esperando

Ricardo, puedes irte, despídete de nosotros

dinos que nos perdonas, que quieres a los que se lo merezcan

Recuérdanos que siempre estaremos contigo y junto a ti

Márchate que haces falta allí dónde sólo tú puedes partir

Paséate por la eternidad vestido con tu coqueta caballerosidad de Dandy

Atúsate con los dedos la elegante y salvaje melena símbolo de tu yo profundo

Vestido de flores y colores brillantes de alegría infinita

Con tu majestuoso porte y bondadoso corazón

A partir de ahora seré yo quien te busque y tú quien me espere

Allí dónde creas que es el mejor lugar para que sigamos juntos.

Tranquilo, llegaré para volver a susurrarte que TE QUIERO ETERNAMENTE