La intensa levedad del ser en el FEMIMASCULI-MUNDO

Una de las personas que más admiro en este mundo, junto a mi padre(el hombre más culto que conozco), ya lo he comentado anteriormente, es mi hijo Pelayo. Tiene nueve años, sin embargo, si no tuviera esa vocecita tan femenina y no le vieras cuando habla, al escuchar sus disquisiciones pensaría que es un adolescente en el despertar de la vida.

Muchas veces no se que responder cuando plantea alguna de esas preguntas filosóficas. De hecho se inventó un juego en el que pregunta que prefiero entre una cosa y otra con preguntas de este tipo y luego las discutimos con argumentos, pocas veces peregrinos.

-¿Qué prefieres los colores primarios o los que tienen mezcla?- me pregunta y responde – Yo el rojo porque es pasión y calor y en esta vida tu siempre me dices que hay que hacer las cosas con pasión y disfrutarlas. Para mí el rojo es eso. ¿ Y tú?

–Cariño, pues aunque yo soy siempre blanco o negro, no tengo grises, en este caso mi color preferido es el naranja , color que surge de la mezcla, pero cálido y parecido al que te gusta a ti-

Muchas veces no sólo quiere saber mi elección o que yo sepa la suya sobre temas cotidianos, colores ,comidas, etc si no que va más allá y transforma un simple pregunta de un niño pequeño en una enorme cuestión planteada desde un punto de vista dogmático. Empezando la frase por :

-Hablando espiritualmente mamá, ¿qué prefieres la noche o el día? Para mí la noche es más bonita, pero me da miedo porque no se ven venir las cosas y eso me asusta mucho. En cambio por el día puedes hacer muchas cosas y el sol parece que siempre sonríe aunque haga frío. Pero yo preferiría que me acompañaran las estrellas que parece que pueden decir algo a las nubes que son muy caprichosas y cambian todo el rato. ¿Y tu mamá? –
– Y el fuego o el agua?- y seguidamente me responde : -A mi me produce más seguridad el agua-

En sus respuestas siempre veo sus miedos. No le gusta el cambio porque ya ha sufrido demasiados en su corta vida y tampoco la soledad, o el silencio y la falta de comunicación. También se debate internamente entre la intensidad y la seguridad.

Muchas veces le llamo “repipi” otras me deja toda la noche pensando en esas preguntas tan profundas para un niño de su edad. Es verdad que es muy inteligente, pero esa abstracción de los temas a veces me produce cierto desasosiego, porque no se si le producirá sufrimiento esos planteamientos.

Dice cosas como: – “te voy a contar mis rollos, que aunque se que no te importan a mí me hace feliz contártelos y me liberan”-. Otra vez me dijo que había escrito un relato dramático y perturbador. Una de sus mejores aportaciones cuando le dije:
-Cariño ya nos lo dirá el tiempo- , y él me respondió: – el tiempo no habla mamá, simplemente pasa.-

Lo que más me hizo admirarle fue cuando tuvimos la conversación sobre el cáncer de Ricardo, me pareció tan maduro, me enterneció sobremanera cuando con una sonrisa amarga dijo: – Mamá, habrá que pasar página- yo le pregunté – ¿Pero acaso tu sabes lo que es eso? y él me miró sorprendido y me dijo- “aceptar las cosas y seguir adelante”-

También tenemos muchas diatribas sobre temas de “feminismo”. Cuando me preguntaba cómo era mi jefe por ejemplo yo le reprendía el que no me preguntara primero si era jefa o jefe, porque estábamos tan acostumbrados a que fuera siempre un varón el jefe que directamente los niñ@ siempre preguntan por el jefe a no ser que sepan a ciencia cierta que son mujer y él me dijo: – Mamá yo te pregunté por la realidad, no por lo que debería ser-

Tuvo un tiempo incluso que rechazaba los batidos de fresa porque decía que eran de chica y entonces le pregunté por qué pensaba eso. -Pues mira mamá, porque a mi me gusta el rosa en la ropa pero si me lo pongo soy diferente y no quiero serlo-

Otra de las veces me dijo que las mujeres no podían jugar al futbol y yo toda indignada le dije que eso no era verdad que nosotras podíamos practicar ese deporte igual que ellos y entonces muy altivo me soltó: -No mamá, no podéis jugar porque estaríais en ventaja. A vosotras si os dan un balonazo en los huevos no os duele y seguiríais jugando-

Esto me hizo pensar que efectivamente no todo es contra nosotras o por nosotras, que no debemos todo polemizarlo o ….. que estamos en el buen camino …

Constantemente me echaba en cara, sobre todo cuando Paola estaba con nosotros (Mi hijastra) que todo los circunscribía a una lucha de géneros, aunque por supuesto no lo expresaba así. Sino más bien con comentarios como si todas las mujeres hicieran lo que tú, al final nosotros no tendríamos sitio y sufriríamos lo mismo que vosotras. Deberías hacerlo diferente sin tanto os hemos hecho sufrir.

El otro día sí que me dejó de piedra. íbamos en el coche de vuelta del cine (intentamos ir todos los miércoles como “rollo madre-hijo” ). Empezamos a jugar a la elección de “cosas” y de repente me dice:- Mamá, muchas veces me quedo pensando en qué es lo más importante, si las cosas que se nombran en masculino o las que se nombran en femenino?, quiero decir, por ejemplo que es más importante la tierra, que es chica o el Universo, que es chico.? Para mí es la tierra porque creo que el universo no tendría sentido sin la tierra.

-¿Y el sol y la luna? – El sol da calor y alegría, la luna da miedo y frío, pero es romántica. Para mí el sol. ¿Y la montaña o el río ? La montaña puedes respirar sano , pero sin el agua no puedes vivir.

También hablamos mucho del machismo de las religiones, él dice que aunque yo soy alternativa, él es un poco católico. Y el defiende que en el catolicismo la madre de Dios es importante y es mujer. En fin en eso prefiero no condicionarle, porque si le hablara de la visión que como mujer tengo yo del cristianismo, islamismo, el judaísmo o de prácticamente todas las religiones podría hacerle “pupa mental”.

-Mamá, también me dijiste que el Yin y el Yang que tenemos dibujado en la piscina tiene que ver con lo femenino y lo masculino.
-SÍ, cariño, tiene que haber un equilibrio entre ambos, pero yo ahora te voy a decir que representa cada uno y me dices sinceramente si es verdad que hay un equilibrio o uno parece ser mejor que el otro –

-Pelayo, ¿Te acuerdas que te dije también que la casa la estaba trasformando adaptándola al feng shui y que quería aplicar la que cosmología Yin-yang a la casa?. Pues según el equilibrio de energías del feng shui se debe permitir que el YANG predomine , porque según ellos es una energía vibrante, pletórica de la vida, luminosa y aporta la promesa de la buena fortuna y el YIN la complementa, es decir no debe desplazarla por completo pero siempre PREDOMINAR lo masculino sobre lo femenino.- El pobre me miró reflexivo y me dijo:

-Mamá, me ha gustado mucho esta conversación, aunque me vuelvo loco cuando pienso estas cosas, pero es que no puedo parar. y ahora entiendo la razón por la cual yo siempre pienso en estas cosas, porque me has enseñado hacerlo y es verdad que estamos desequilibrados, siempre ganamos nosotros porque somos más fuertes y yo le contesté: – sí ,pero la fuerza es algo que no necesita inteligencia y esta es el arma para combatirla-

Se mide la inteligencia del individuo por la cantidad de incertidumbres que es capaz de soportar. Immanuel Kant (1724-1804) Filosofo alemán

Si aún no te has apuntado a mi blog por favor SUSCRIBETE, sólo tienes que introducir tu dirección de email en el apartado destinado a ello y recibirás dos E-BOOK GRATUITOS.

lasburbujasdekarola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s