Archivos Mensuales: septiembre 2017

Soy XENNIAL desubicada

Este verano me he vuelto a enamorar…. Ya veo caras desencajadas preguntándose como es posible que en tan corto espacio de tiempo haya podido suceder algo así ( ya ha transcurrido un año). Las mentes retrógradas en muchos casos incluso se escandalizarán porque se me ha pasado muy pronto.

En fin, la verdad es que si que me he enamorado, sin embargo no de uno solo sino de varios. Diferentes edades, profesiones, nivel cultural. Vamos que much@s pensarán que soy un poco “zorrilla” ( termino sexista). Además lo he hecho con alevosía y nocturnidad, he aprovechado mi apagón tecnológico estival para ponerme las pilas en los asuntos del frívolo corazón.

Como soy de esa generación que aún tiene condicionamientos sociales y culturales, todo este periplo amatorio lo he llevado a cabo en un secreto culpable que me ha hecho sentirme aún peor. Me he dado cuenta que no puedo avanzar porque tengo muchos prejuicios dentro de mi cabeza del tipo ¿Qué pensarán? ¿Qué dirán? .

Pues desde el cómodo sofá de mi casa, me he enamorado otra vez y como he comentado arriba no una sino cientos de veces. Como terapia espiritual me he tomado pastillas romanticonas. Es decir, me he tragado todas las comedias románticas americanas ñoñas que he podido consumir sin atragantarme. Además de todas las series banales de tíos “güenos” y palabrería cursi. Resultado: Me he enamorado de TODOS ellos, incluso de alguna de ellas, tan bien colocadas, no como yo que que lo tengo expandido de forma dispar.

Creo que lo necesitaba, no deseo estar a hurtadillas en mi avance vital. Tengo que rehacer mi vida en todos los sentidos y tendrá que llegar la emocional. Ahora que ya se que puedo querer con tanta intensidad ¿Porqué no me puede suceder otra vez?. Aunque el problema es, quizás, otro que no estoy tan segura de que me podrán volver a amar de la manera que lo hizo él.

Pues entre este brebaje de “living pucherito”, nada físico, más bien mental, he descubierto una serie maravillosa que no sólo me ha animado mi geriátrico espíritu, si no que me ha hecho entender un poco las diferencias generacionales y quizás ahondar un poco más en el conocimiento de mi misma. ¡Que mira que me tengo trilladita!, sin embargo, sigue sorprendiéndome lo que aprendo cada día de mi y de mi forma de encarar las cosas.

Esta serie de referente se llama Younger, serie adaptada por Darren Star (Sexo en Nueva York y sensación de vivir) de un libro de Pamela Redmond Satran
Liza (Sutton Foster) es una madre recién divorciada de 40 años de edad, a quien su marido deja por una mujer más joven. Ella lleva 15 años inactiva laboralmente, cuidando de su hija que ahora ya está en la universidad. Después de ser confundida por una chica de 20 años por un joven llamado Josh (Nico Tortorella), que está como un quesito (tatuador de profesión), idea un plan con su mejor amiga Maggie (Debi Mazar), lesbiana y artista, con la  que se va a vivir, y que se basa en hacerse pasar por una mujer de 26 años (Realmente su físico lo sustenta) y así conseguir un empleo. El plan triunfa, convirtiéndose en la asistente de Daina (Miriam Shor) cuarentona neoyorkina muy estilosa, en una empresa editorial, haciéndose amiga rápidamente de Kelsey (Hilary Duff), su alocada y veinteañera compañera de trabajo.

En una semana me tragué las tres temporadas que han emitido y he aprendido un montón de cosas que no tenía ni idea de que existieran y mejor aún, he comprendido la brecha generacional. Ya que Younger se adentra en el mundo de los millennials desde la perspectiva de una mujer de 40 años, entre los baby boomers , la generación X ( a la cual por edad debería pertenecer) y los millenials.

Para situarnos un poco los miembros de la Generación X son hijos de los Baby Boomers y padres de los Mileniales.

¿Por qué se llaman así?

BABY BOOMER

Su nombre viene resultado del boom de nacimientos que se dio durante el segundo y tercer cuarto del siglo XX y hace referencia a personas nacidas entre 1933 y 1960. Para esta generación el matrimonio heterosexual es el camino para conformar una familia, y de las generaciones actuales, son la más apegada a la religión. Acostumbran a ver, escuchar o leer noticias. A nivel tecnológico , los Baby Boomers vivieron el nacimiento de la televisión, vieron la llegada del hombre a la luna, pasaron del cine en blanco y negro al de color, del teléfono de disco al de tonos, la llegada del fax, la lavadora eléctrica, el móvil e internet. Son la generación que más lee, los más hogareños y los más ahorradores. Una de sus motivaciones principales es la familia.

GENERACIÓN X

Generación X es como se denomina al grupo de personas que nacieron después de la generación Baby Boomer. Se llama así por la incógnita representada en matemáticas por una “X”. No hay un consenso en el inicio y fin, pero suele incluir a los nacidos a principios de los años 1960 (1964) hasta aquellos nacidos a mediados de los ochenta.
La Generación X: son los grandes impulsores de la tecnología, ya que nacieron justo en el boom en el que se dejó de hablar de aparatos eléctricos y botones analógicos para hablar de dispositivos electrónicos y aún así, el internet, las redes sociales y el comercio electrónico todavía les resulta ajeno. No necesitan de Internet para vivir sus vidas o divertirse. Nacieron en una época de cambios

Para ellos el ocio significa salir y encontrarse con personas disfrutando del disfrutar del aire libre, porque aprendieron a jugar en la calle, en vez de encerrarse con los juegos muchas horas. También fueron los primeros usuarios del chat.

En el plano laboral para ellos trabajar mucho tiempo, aunque sea de forma ineficaz, los hace sentirse orgullosos. Tienden más a la envidia y competencia maquiavélica. Tienden a valorar la gente como triunfadora, dependiendo de  la posición y del dinero. Privilegian la vida material a la salud física y emocional. los “Role models” eran fantasías de ejecutivos cuyo mérito era hacer dinero.

Son así porque Nacieron en época de crisis. Vivieron el final de la Guerra fría de los 80´s y sufrieron diversas crisis económicas. Las circunstancias económicas fueron determinantes: Constante exposición al “fin del mundo” y a la repentina “falta” de dinero.

MILLENIAL

La generación del milenio está formada por todos aquellos jóvenes que llegaron a su vida adulta con el cambio de siglo, es decir en el año 2000.

Según Un informe del País “La generación del milenio vive con la etiqueta de formar un ejército de gente perezosa, narcisista y consentida; sin embargo, los jóvenes españoles de entre 18 y 34 años son también críticos, exigentes, reformistas, poco materialistas, comprometidos, digitales y participativos. Pero piensan que la sociedad está en deuda con ellos.”

La revista Time los definió en 2014 como la generación del “yo-yo-yo”. Uno de ellos dijo de sí mismo “Somos una generación de transición. Somos la última en muchas cosas y la primera en otras tantas. Estamos entre lo viejo, que no acaba de morir, como el papel o el bipartidismo, y lo nuevo, que no acaba de nacer. Una generación que compra las entradas de cine en Internet y luego las imprime”.

El concepto de ser buen ciudadano es muy diferente para los millennials que para las generaciones anteriores. Participar en asociaciones sociales y políticas o estar dispuestos a servir en el ejército son rasgos que ocupan las últimas posiciones en la valoración de los jóvenes.

Por el contrario, la tolerancia y la solidaridad son los valores que más definen la buena ciudadanía, según el Observatorio de la Juventud en España. Tratar de entender a la gente con opiniones distintas, ayudar a la gente que vive peor que tú, no evadir impuestos, votar, mantenerse informado, obedecer siempre las leyes y normas y elegir artículos de consumo que no dañen al medio ambiente son los rasgos más importantes.

Además, los millennials españoles quieren un trabajo, pero tienen menos prisa por encontrarlo y ponen por delante la calidad y un horario que les permita conciliar lo laboral y lo personal y disfrutar de la vida, que un sueldo llamativo. Ganar dinero está en los escalones más bajos de sus aspiraciones. La familia, los amigos, la calidad del trabajo, los estudios o el sexo están por encima del dinero, según la última encuesta del Observatorio de la Juventud.

Además, no están obsesionados por poseer “cosas” son más de la cultura de compartir. Salvo en lo que a aparatos digitales se refiere. Quieren el último teléfono móvil y el último ordenador portátil, porque son esencialmente digitales, multipantallas y adictos a las APPs y a las redes sociales. No ven mucho la televisión, ni compran periódicos, pero se consideran bien informados a través de Internet.

Aunque se sienten autosuficientes y autónomos, quieren ser protagonistas en su vida social y laboral. En cierto sentido, son narcisistas y consentidos.

Por todo esto, esta serie a mi me parece, desde un punto de vista sociológico, muy interesante porque demuestra que entre la Generación X y La de los Millenials, según el productor “Básicamente, somos iguales, las cosas que queremos son las mismas. Pero lo que ha cambiado es la forma de vivir la vida tan públicamente a través de las redes sociales”.

Para reflejar ese contraste que vive Liza (interpretada por Sutton Foster, de 42 años) cuando se relaciona con sus amigas veinteañeras (Hilary Duff, de 29, como su mejor amiga) o con su novio (en la ficción, el actor y modelo Nico Tortorella, de 28), la serie cuenta con guionistas de ambas generaciones. Y también ahí notan la diferencia. “Diría que los veinteañeros son más abiertos sobre cómo viven y comparten sus vidas. La idea de privacidad y discreción es muy diferente. Es como si no hubiera nada de lo que no quieran hablar abiertamente, lo que me parece genial. Han crecido en un mundo más abierto”, indica Star.

A esa mayor apertura de la que habla también ha contribuido él mismo, en cierta forma, como responsable de Sexo en Nueva York. “Fue una de las primeras comedias que trató las relaciones sexuales de forma abierta y desde un punto de vista femenino. Fue bastante revolucionario”, dice sobre la serie que protagonizó Sarah Jessica Parker.

 A pesar de que Carrie Bradshaw y de Liza Miller no tienen mucho que ver (“las dos son mujeres que buscan definir sus vidas, es todo lo que tienen en común”), los dos programas coinciden en su mirada femenina. “Las mujeres viven la vida de una forma muy emocional y expresan de forma muy abierta cómo se sienten. Creo que hay un montón de historias sobre mujeres que no han sido contadas, me gusta mirar el mundo desde sus ojos”, reflexiona el guionista y productor.

Aunque  el sueño erótico de las cuarentonas sean los chavalines de los veintipocos, al ver esta serie me he dado cuenta de que yo me quedo con el cuarentón, Charles, dueño de la editorial, un bombonazo gigante y con unos ojos de morirse. Así que otra cosa que me ha llegado con la edad y la cercanía a los cincuenta es que ya no quiero ser una “Cougar” ( mujeres mayores que se lían con jovencitos, Cougar en inglés es pantera, y lo más curioso es que no hay termino para los hombres).

Y también lo que me he percibido, es que no pertenezco realmente a las Generación X sí por nacimiento, sin embargo  siento más pertenencia a  los Xenials. Término que aparece por primera vez en un artículo de la web Good publicado en 2014.

XENNIALS

Allí se definía como “una microgeneración que funciona como puente entre el descontento de la Generación X y el alegre optimismo de los millennials”, pero “sin estar tan enfadados como la Generación X ni tan seguros como los millennials”.

Somos la última generación que recordará cómo era la vida antes de internet. Los xennials vivimos muchos años sin internet. Y somos los últimos en llamar al fijo a sus amigos. No había Tinder y teníamos que llamar al teléfono fijo de los amigos o pasar el trago de que te llamara un chico a casa y lo cogiera tu madre que por supuesto al colgar te preguntaría – ¿Y quién es ese??????.- La música la escuchábamos en cassetes o discos de vinilo y en walkman. Teníamos máquinas de escribir, casi todas las niñas aprendimos mecanografía. Nuestros padres nos compraron enciclopedias para poder informarnos y poder aplastar cosas para que se pegaran bien y nuestras cámaras de fotos era den rollo y tardábamos siglos en revelarlas.

Pues después de este revelador verano ya estoy preparada para abrir cuenta en Tinder, porque Meetic me parece más de los de generación X y me estoy preparando para ser una super DIGERATI

(Concepto Digerati apareció por primera vez en 1992 en USENET citando un artículo de George Gilder en Upside magazine. El término hace referencia a usuarios “digitalmente ilustrados”. Son líderes de opinión quienes a través de sus textos promocionan una visión de la tecnología digital y de Internet como un elemento de transformación de la Sociedad, es decir con cierta influencia dentro de la comunidad tecnológica).

 

FELIZ VUELTA DEL VERANO¡¡¡¡¡¡ si aún no lo has hecho suscríbete¡¡¡¡¡¡¡