¿Cual de tus dos lob@s deseas ALIMENTAR?

 

Me reboso de inconmensurable entusiasmo por la vida
Me precipito por el abismo de la tristeza más mordaz
Me abraza con lujuriosa piedad la algazara más sublime
Me desuella la piel enmohecida la rabia interior
Me absorbe con fuerza un júbilo desbordante

Te ataco con todo mi arsenal de sonrisas y besos
Te allano el camino de las penas transitadas junt@s
Te acompaño con este brebaje de amor exorbitante
Te empujo a la desesperación profunda de la ignominia
Te adoro con intensa admiración desbordante

Entre el ME y el TE me diluyo
ME desdoblo y TE multiplico
En el dimorfismo del NOSOTROS me pierdo
por culpa de esta dualidad tan humana 

(Karola)

Llevo tatuado en mi cuerpo un yin y un yang con alguna otra simbología más profunda que no hace falta que aquí comparta el significado porque es algo más privado ( ya hablé de la personal privado y público https://carolinabarriopedro.wordpress.com/2019/01/30/intimimante-personal-lo-privado/) en la que lo que más me ha fascinado siempre es el equilibrio entre lo negro y lo blanco.

Sabemos que lo negro, el YIN significa lo FEMENINO, la luna, la tierra, la oscuridad, la tranquilidad y lo blanco, YANG lo MASCULINO, lo positivo , el cielo, la luz, el día. Aún pareciéndome un poco sexista, es lo que es, así que no voy hacer más apreciaciones.

Aviso que el post de este mes, quizás por la espiritualidad de la Semana Santa para una pecadora atea como yo, que sorprendentemente me ha hecho mella o por las inminentes elecciones con toda esta parafernalia ya no celestial, sino cósmica que se está montando, nuestro querido presidente ( entiéndase la ironía en lo de querido) pues me ha trasportado a unos pensamientos algo intensos.

Como ando zascandileando por ese momento vital del equilibrio, de la batalla del día y la noche, de lo mío con lo nuestro, de la vejez del cuerpo y la juventud del alma, pues me dio por profundizar un poco más en el antagonismo o dualidad de los colores negro y blanco y mojé mi mente con algunas lecturas sobre ello.

Sobre esta dicotomía leí una antigua historia cherokee que me llamó mucho la atención:

Cuenta la leyenda que un día estando el anciano y su nieto viendo una pelea descarnada de dos lobos, uno blanco y otro negro , el niño inocentemente le preguntó a su abuelo quién creía que iba a ganar y el anciano le respondió :
-Ganará el que tú elijas alimentar-
y continuó explicándole:
-El lobo blanco representa la zona más luminosa, lo noble, humilde, la bondad y el lobo negro representa nuestro lado más oscuro, pero también la determinación, tenacidad, coraje, pensamiento estratégico-
El niño no entendió muy bien la respuesta y le volvió a preguntar al abuelo:
– ¿Pues entonces no no crees que ambos deberían ganar?
A lo que respondió el abuelo:
– Claro hijo, la respuesta correcta es elegir alimentar a ambos, porque esa batalla no es un juego de fuerzas, sino un juego de equilibrio. Hay que alimentar a los dos lobos porque los dos se necesitan, debemos ser capaces de guiarlos a ambos por el buen sendero-

Esta pequeña historia me hizo reflexionar sobre la naturaleza humana. Ya he advertido de la intensidad del tema, y me di cuenta que en casi tod@s nosotr@s poseemos en nuestro interior dos fuerzas opuestas que no sabemos muy bien cómo controlar y que libran feroces batallas. Subidas y bajadas, con felicidad inconmensurable o tristeza agónica que nos abraza casi ahogándonos de pena. A veces cruenta y otras veces calmada lucha de esa dualidad entre el bien y el mal, entre la alegría y el orgullo, la culpa y la humildad que nos termina definiendo en gran parte lo que somos.

Hay momentos en nuestro ciclo vital en que tenemos la clara sensación de estar subidos a una montaña rusa; todo son subidas y bajadas, caídas y ascensiones, sin apenas resuello para ubicarte, no sólo en el mundo sino también con tu yo interior.

Vamos que la vida puede ser fascinante o una mierda, benévola o brutal. Y mientras nosotr@s, los human@s, vamos tejiendo complejas historias de amor y odio, de serenidad y pérdida en un plexo interminable de sentimientos, realidades y sensaciones.

En conclusión, la leyenda cherokee nos muestra que no se trata de alimentar a un solo lobo y matar de hambre al otro. Es decir que el ser humano es la esencia misma del ying y el yang, de esa dualidad donde no debemos eliminar una parte, descartarla o o arrinconarla en un espacio oscuro. Hay que tenerla en cuenta, visibilizarla y controlarla para vivir en equilibrio. Debemos armonizar a nuestros dos lobos porque este maravilloso universo está formado por las dos tendencias la expansiva (Yang) y la contractiva (Yin) que tienden a ser ecuánimes.

Cuando una de las dos energías llega a su máxima expresión, inicia la transformación en su opuesto: esto es lo que representan los dos puntos en el símbolo. En su máxima expresión, el yang contiene la semilla del yin, tanto como el yin contiene la semilla del yang.

Sin embargo, la gran pregunta es -¿cómo hacemos para equilibrar estas dos fuerzas?-

Las cualidades Yin en un individuo se caracterizan por ser creativo, sensible, complaciente, con gran imaginación y flexibilidad de pensamiento.Si sufre de exceso de energía Yin, puede caer en pesimismo, incluso desembocar en una depresión. Un exceso de Yin convierte al sujeto en un ser fácilmente manipulable, triste, susceptible de enfermedades, porque baja las defensas.

Asimismo, un individuo Yang se manifiesta como alguien siempre bastante centrado y atento, que cuida los detalles en sus acciones, y tremendamente activo ante las oportunidades que se presentan, con iniciativa y mucha acción. Pero un exceso de energía Yang, lo convierte en alguien inestable. El exceso de Yang se distingue porque se convierten en incontrolables, no aceptan disciplina alguna y fácilmente se dejan llevar por la ira y la frustración. También puede sufrir de estrés y tener ataques de ira con asiduidad.

Si se tiene un exceso de Yang, se debenrealizar más acciones de tipo Ying como: meditar; aumentar el consumo de frutas vegetales y agua; pasar tiempo al aire libre en espacios naturales; aprender a respirar, utilizar la luz de las velas que relaja bastante y vestir con colores claros o pasteles.

Por otra parte si se tiene un exceso de Ying,  se debenrealizar actividades más Yang, como: utilizar ropa de colores vivos o fuertes; practicar deportes competitivos; cocinar los alimentos (reducir consumo de crudos); hacer ejercicio con frecuencia, especialmente cardio; y principalmente divertirse con famila y amig@s, es decir, salir y no encerrarse en uno mismo.

Así que, después de mi meditación diaria y de escribir este post que me ayuda con mi parte YING, he decidido ir a boxeo a descargar y luego he quedado conunas amigas a tomar cervecitas que al elevar mi lado YANG me equilibrará perfectamente mi yo interior. Ahora bien, no alimentaré ninguna de mis dos lobas para evitar que ambas engorden, que llega el veranito.

Espero no haberos aburrido con mi rollo filosófico y aquellos que vivís en Madrid os deseo un PUENTE DE MAYO con algo menos lluvioso que esta Semana Santa.

FELIZ MES de MAYO EQUILIBRADO¡¡¡¡¡

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s