Archivo de la etiqueta: Felicidad

Íntimimante personal lo privado

Tengo un compañero del trabajo que el otro día me decía que no entendía como podía escribir cosas tan personales en mi blog. Según él hay cosas que no se deben compartir como por ejemplo ¿Cómo puedes poner que te sale vello en zonas erógenas?https://carolinabarriopedro.wordpress.com/2018/06/27/despojito-arrugao-pobre/

Le contesté que hay que diferenciar lo personal de lo íntimo y que, yo, de lo íntimo o privado no hablaba nunca en redes sociales. Además, creo que todo lo personal no siempre es privado por naturaleza y viceversa.

Esto me hizo recapacitar mucho sobre el tema, sobre todo durante mi viaje alrededor del mundo, que, desde luego, me ha servido para conocerme mejor.

Empecé a escribir desde pequeña, de hecho, cuando tenía 12 años alentada por mi profesor de literatura escribí un relato para un concurso autonómico de la ONCE y gané el tercer premio. Con ello, descubrí en mi un talento “oculto” en el que me sentí muy cómoda. Luego vinieron otros, de poesía, de relato, etc y así, hasta que conocí a mi primer marido, que, de repente, no se cual fue la razón, dejé de escribir y creí haber perdido el toque “mágico”.

Tal y como digo en “Acerca de mi”, del blog, con la llegada de la maternidad y de mi gran amor:” Ricardo” volví a retomar la escritura y una vez más, me lo reconocieron en forma de premios.

Cuando escribes, aunque no relates tus experiencias propias o puntos de vista, porque para eso están los personajes, es verdad, que siempre hay un poso personal, a veces incluso autobiográfico, muchas veces hiperbolizado o soslayado, pero algo de tu impronta personal basado en tus vivencias, ideologías o educación siempre se queda.

Cuando tienes un blog siempre hablas o relatas todo desde tu punto de vista personal, es verdad que en mi caso este blog empezó como hobbie para expresarme literariamente, porque adoro escribir y compartir lo escrito, siendo el medio que encontré más sano, directo y con mucha proyección. En principio iba escribir sobre todo temas comprometidos y quería expresar lo que sentía porque como comento, también deseaba compartir con todos experiencias profesionales y vitales que me habían aportado alguna enseñanza en la vida, aunque siempre con mi criterio, mi pensamiento y mi toque acertado o no, personal. Me quise involucrar en causas como el feminismo desde una perspectiva diferente a la izquierda progresista porque creía que era importante tomar el micrófono también para que se supiera lo que pensamos las “otras”. Además de todo esto, quise dar a conocer noticias que me habían impresionado, modas y novedades que nos hicieran la vida diferente

Luego ocurrió lo que ocurrió, le detectaron el cáncer a mi “muso”·, fue cuando me di cuenta que necesitaba contar cómo me sentía, porque no lograba llorar y me pasé demasiados meses encerrada en mi casa junto a él intentando averiguar si tenía que afrontar o enfrentarme a mi futuro sin él. Fue la mejor terapia para mí, conseguí lavar mi “mierda interior” con palabras hermosas mojaditas de lágrimas no derramadas y empapadas con un amor que se ahogaba.

Mientras él moría, en mi nacían maravillosas letras que unidas formaban una cadena de sentimientos irrompibles. Es verdad que era algo muy personal, pero no íntimo. La intimidad es el sexo, son los temas escatológicos, son los pensamientos negativos sobre alguien en voz alta, son la desnudez del alma y, a veces, del cuerpo. Pero el AMOR no es íntimo, quizás es algo personal, pero sobre todo es UNIVERSAL, así que no creo que hablar de las cosas que te suceden por, en o para el amor puedan ser temas íntimos. El amor es para entregar, para vivir, para esparcir y especialmente para gozar.

Durante la enfermedad de Ricardo, él me pidió que escribiera un libro que había empezado hacía años y logré terminarlo en esos días de desesperación. Es un libro sobre dos divorciadas que afrontan de diferente manera su nueva realidad. Una novela que cómo dijo un amigo al que quiero muchísimo, es “femenino, divertido, ágil, inteligente, hermoso, humano, inquietante, positivo, y caliente”. Aún está en el horno porque no me he atrevido a enviar a ninguna editorial, aunque estoy segura que lo intentaré algún día.

Me vino tan bien escribir esa novela que mientras a él se le escapaba la vida, a mi se me escapaba la pluma y me hizo sentirme tan bien que decidí que escribiría sobre toda esa terrible situación. Sin embargo, debido a mi naturaleza tremendamente positiva y combativa me resultaba difícil hablar sólo del dolor, así que pensé que no sólo quería relatar el suplicio que fue la enfermedad y su muerte sino que pensé que sería bonito relatar la superación del duelo.

Cuando él yacía en la cama, al final casi de sus días, le hice una promesa que nunca escuchó porque sus oídos no querían oír que se marchaba. Le susurré sin sonido que esparciría sus cenizas en todos los sitios que hubiéramos visitado y hubiéramos sido felices y en todos aquellos que alguna vez soñamos viajar juntos.

Han sido dos años de periplo aventurero, unas veces infernal por todo el dolor que arrastraba, otras esperanzador porque sientes la belleza de la vida con todo lo que ello conlleva. Vuelves a ver cosas hermosas y nacen en ti formas diferentes de disfrutar los momentos, los lugares las personas que te rodean siempre, ocasionalmente o únicamente un vez en esa vida que vas tejiendo no solo con tristeza, sino con júbilo de poder saborearla.

Empecé por Riaza (Sierra de Segovia dónde teníamos una casa y nos escapábamos casi todos los fines de semana) y lo hice con sus hijas, ex mujer mi familia, Pelayo y yo.
Luego fui a Alicante, donde nos fuimos de mini luna de miel tras nuestra boda secreta que fue de lo más esperpéntico y maravilloso a la vez, aunque en cualquier caso especial.
El día de su cumpleaños, el 5 febrero 2017 unos meses después de morir, me fui a la India sola, fue un viaje intenso, hermoso, íntimo, triste, disruptivo y espectacular. https://carolinabarriopedro.wordpress.com/2017/05/04/el-ceniciento-camino-de-la-despedida/

El siguiente destino fue Roma, ciudad que cada dos años intentábamos volver porque nos parecía la más romántica del mundo (fue ahí donde me pidió la primera vez que nos casáramos). Fui con nuestra amiga Abigail, un fin de semana precioso en el que ambas pudimos despedirnos de él de una manera más simbólica, porque ambas fuimos las primeras en despedirnos de él en su lecho de muerte.

Tras estos primeros viajes decidí que los destinos que aún me faltaban los haría en los siguientes años, por lo costoso y porque era muy duro hacerlo de manera tan continuada, sin embargo, el destino me hizo encontrar en una agencia de viajes, un recorrido que llamaban “vuelta al mundo”, justo en los 4 sitios que me quedaban por honrarle. No se si podríamos llamarlo casualidad, destino o karma, el caso es que estas Navidades me fui a dar esa vuelta al mundo literal. Madrid – Bangkok -Sidney-Honolulu – New York. En cada sitio sentí torbellinos de sentimientos y pude pasar por diferentes fases porque sabía que se acababa este duelo ceniciento que me había hecho recorrer tantos kilómetros de amarguras y alegrías entremezcladas.

En cada destino de los 7 lugares escenifiqué diferentes rituales: hinduistas, budistas cristianos o simplemente espirituales e intentando esparcirlas en los diferentes elementos: tierra, agua, fuego y aire. Este maravilloso y a la vez durísimo periplo me ha hecho vivir, revivir, convivir y experimentar diferentes situaciones, sentimientos y sensaciones que creí que no formaban parte de mi imaginario vital.

Me queda un último lugar en el que Pelayo y yo queremos enterrarle que será algo íntimo, además de personal que no lo voy a contar en este blog y será el próximo 5 de febrero que es el día de su cumpleaños, dando por finalizado todo este increíble y a veces tortuoso proceso. (Ocho sitios porque ese número es el de la suerte para los chinos).

Llegados a este punto quería haceros partícipes del final de una época de mi vida. Sigo escalando los infiernos, a veces hasta que llego al cielo radiante de FELICIDAD, y lo rozo y vuelvo a descender a la tierra en un continuo peregrinaje vital en el que he logrado descubrir el secreto.

“Vive cada día intensamente,
no hagas daño a nadie,
aprende tamizando ese aprendizaje con el ALMA todo lo que puedas abarcar en tu cabeza, compartiendo ese conocimiento
y sobre todo AMA todo lo que tu corazón de permita, aunque revientes por dentro, pero sólo a aquellas personas que se lo merezcan y
SÉ FELIZ”.

A partir de ahora no escribiré cosas tan personales, enfocaré el post a temas más profesionales o curiosidades con pinceladas o brochazos de humor si el ánimo me lo permite y sobretodo con mi toque, eso sí , totalmente personal. Ha llegado otra época en mi vida que debo encarar con más recogimiento.

Seguiré aquí cada mes para intentar que se unan nuestras sonrisas o nuestras lágrimas que nos humanizan cada día.

Fijaros en la forma de corazón dibujada en el suelo , ¿Quién pululaba por allí? (Honolulu)

MUCHAS GRACIAS A TOD@S en diciembre llegamos  más de 25.000 visitas al blog en estos tres años, continuará…..

Nieve del AMANECER nuevo.

Llega ella, arrasando las lágrimas invernales que caen vadeando el frío que no termina de cuajar en la tierra árida.

Se menean trémulamente para hacerse hueco en lo vasto de la superficie de la urbe.

Mientras, la melosa música patea el corazón con rítmica cadencia, intentando con alegres chasquidos vitales de acordes rítmicos, revivir el momento.

En susurros íntimos cabalga por nuestros cuerpos predispuestos a la generosidad y riqueza de espíritu.

Puntadas en los remiendos de la sonrisa porque nos resistimos al principio a esa algarabía estacional.

De repente, ante esa belleza del momento, dejo de estrujar mi corazón encerrado hace tiempo.

Extiendo las manos abiertas para que el universo sepa que estoy esperando que llegue algo aún más maravilloso de lo que creí dejarme atrás.

Veo el amanecer navideño desperezándose preparado para el nuevo año y decido apoyarme en la vida , elegir subir por las escarpadas montañas de lo cotidiano y , en mi, nunca rutinario.

Recapacito sobre lo que realmente tengo y miro hacia el valle del que vengo trepando con nostalgia y le veo.

Soy consciente de que siempre ha estado ahí, incluso cuando no le conocía.

Desenmaraño el enigma de la vida que creé y que no me había dado cuenta que es lo que me sostiene, incluso lo que me hace seguir subiendo hasta la cima de la serenidad.

Había dejado de apilar los regalos de la vida, esos que se respiran y se sienten, por aquellos que me consumían.

Aunque el humo del olvido lo ahogaba todo, nosotros, juntos ahora, buceamos en el presente.

Estamos completamente desorientados , pero la luna ha sentido deseos de abrazarnos y hemos vuelto a ver el horizonte con ilusión.

No me puedo ir de ese pasado, sin embargo tampoco me puedo quedar y entonces retornan esos ruidos alegres tintineantes.

Ella ha llegado y yo sigo con la pegajosa manta de la nostalgia de ese pasado feliz vivido, respirando lentamente

Callo mi mente por unos segundos y empiezo a temblar desde abajo. Mi cuerpo sucumbe a los sonidos alegres y me voy desnudando de la congoja, de la tristeza, de los dulces recuerdos que pinzan mi corazón aun no sanado.

De repente me doy cuenta del calor del amor de mi hijo. Me siento abrumada, completa, estremecida y llena de felicidad.

Pelayo, eres el hilo de mi vida, el que me conecta con mi interior y el que me hace sentir que miro desde arriba las nubes de azucarados sentimientos que te abrazan y cuidan que seas feliz.

La navidad no me puede traer fantasmas, sino reyes dadivosos de regalos generosos que rebosen almas viejas y espíritus jóvenes

Escalé la fría montaña del dolor y ahora sólo camino por las cálidas lomas de la maternidad que me guarnecen del amor carnal perdido y me animan a volver a latir por lo que queda por venir.

Ahora logro oír los villancicos de felicidad que me enseñan el camino del Belén personal y sólo logro pensar en mi niño, que va creciendo y escondiendo en su cuerpo todas esas ilusiones que se tiene en la niñez.

Recapacito sobre los antiguos fríos días fuera y pienso en las cálidas noches dentro de nuestro hogar hoy , cuando estemos toda la familia.

Discutiremos, nos reiremos, nos diremos verdades crueles y ocultaremos “TE QUIEROS” sentidos.

Estaremos aquí viviendo el momento porque no sabremos quien no estará el año que viene.

Sé lo que necesito estas navidades: PELAYO “All I want for Christmas is you” (Todo lo que quiero por Navidad eres tú)

Te quiero , cariño ¡¡¡ FELIZ NAVIDAD

Os deseo de corazón a tod@s que paséis unas navidades tranquilas, porque felices depende de lo que hayáis elegido. En mi caso, este año, elegí no disfrutarlas sino GOZARLAS.

Para aquell@s que perdieron a alguien este año, les animo a que compartan amor porque la tristeza te arranca a mordiscos todo lo bueno que tienes para los que quedan.

Tengo organizado un viaje sanador sola que ya os contaré cuando vuelva de mi liberadora aventura.

Aquell@s que sabéis que OS QUIERO, os lo vuelvo a repetir, que estoy ñoñona
Aquell@s que se han portado mal, sólo les deseo que el alma les reverbere eternamente y no les deje descansar
y aquell@s que ni fu ni fa, pues eso que ni fu. ni fa, no hay nada más aburrido que lo inocuo.

JINGLE BELLS , JINGLE BELLS all the way… y así me despido con mi canción preferida de Navidad ALL I WANT FOR CHRISTMAS IS YOU¡¡¡ (PELAYO)