Archivo de la etiqueta: Síndrome corazón roto

Olvidé RESCATAR mi Pink point

 

“El Dios del AMOR vive en el estado de la NECESIDAD”

(PLATÓN)

A mí me sucede que cuando he tenido pareja siempre me ha parecido una tontería supina el 14 de febrero y cuando no la he tenido siempre me sentía fatal que otros lo pudieran disfrutar (lo que viene siendo envidia cochinera). Así que por una cosa u otra nunca lo he celebrado.

Como todo tiende a evolucionar, en cierto modo, hasta este día tan carnal como venía siendo hasta ahora ha avanzado en su concepto y en los colegios empieza a convertirse en una semana para celebrar el AMOR en su sentido más universal, el de la amistad, el que sienten tus hij@s, el que sientes por tus iguales, etc

Mientras escucho de fondo la canción https://www.youtube.com/watch?v=wseQ7ZuxUfU (Miley Cyrus “Nothings breaks like a heart ( nada se rompe como el corazón), ya pasados unos días del “Día de San Valentín” con mi nueva versión de mí misma,más analítica y sin ánimo de querer dramatizar, os contaré que en lugar de ver miles de películas románticas como antaño y habiendo sentido la algarabía y emoción a mi alrededor, caras bobas, románticos gestos y más de alguna tontería, en un ataque de morbosidad me decidí a profundizar en los corazones rotos. Tras muchas horas de TED TALKS sobre el desgarro del amor y ese lado negativo del mismo llegué a varias conclusiones.

Me consta que tod@s vais a pensar que me he convertido en algo así como una love killer, sin embargo os puedo asegurar que cada vez soy más una believer del amor en todas sus formas.

Un amigo que siempre me aconseja sabiamente me envió un link que aquí os dejo, sobre como nos puede llegar  afectar una ruptura . En ese video Guy Winch (https://www.ted.com/talks/guy_winch_how_to_fix_a_broken_heart/up-next?language=es ) relata  una historia  sobre  Kathy, una mujer que siempre había querido ser amada y que había pergeñado su futuro para casarse y formar una familia ( seguro a que a much@s nos suena), pues bien cuando llegó esa edad en la que su maravilloso sueño de princesa de cuento Disney debía cumplirse, descubrió que tenía un cáncer y tuvo que luchar denodadamente durante 4 años para superarlo. Kathy no  fue sólo una luchadora sino una triunfadora porque logró combatirlo por lo que se propuso cumplir su sueño y  unos meses después encontró lo que creyó el  amor de su vida pensando  que era tal y como ella lo había imaginado. Después de seis meses de salir con él y el día que Kathy estaba convencida que la iba a pedir que se casara con él,  la dejó, rompiéndole el corazón. Fue devastador. Kathy no podía soportar esa pérdida ni siquiera utilizando las mismas herramientas que usó para superar el cáncer. Era un mujer fuerte, resiliente y tenaz, sin embargo una ruptura del corazón se le hacía imposible pasar página.

Guy cuenta que es en ese momento: “cuando nos rompen el corazón” cuando pasamos a convertirnos inexorablemente en “yonkis del amor”. Las personas de las que nos enamoramos son la heroína y cuando nos abandonan utilizamos otros medios como con la droga que son nuestra metadona, volviendo a caer una y otra vez en ella con pequeños “chutes”, por ejemplo  al releer  sus correos, sus WhatsApp, nos azotamos con las fotos de su Facebook, creemos sacar significado a que todavía nos quieren en todo lo que hacen. “Seguro que salió abrazado de esta chica para darme celos a mí”. Todo eso se  convierte en una pesadilla masoquista como dice Mandy Len Catron , otra oradora de Ted talks

(https://www.ted.com/talks/mandy_len_catron_a_better_way_to_talk_about_love/up-next)  porque nos pensamos que cuanto más suframos por ese abandono mayor será nuestra recompensa y entonces encontraremos ese placer enfermizo en el sufrimiento.

Mi amigo además de enviarme ese link también me dijo algo que se me ha quedado grabado:  “Cuando leas todos esos correos o whataspp de esa persona que te ha dejado o no quiere estar contigo no debes leer lo que dice e interpretarlo sino que debes leer lo que NO DICE y entonces te darás cuenta de que NO dice que te quiere, NO dice que te echa de menos, NO dice que no puede vivir sin ti “ Es decir, idealizamos y traducimos lo que queremos leer entre líneas. Vamos, que nos damos un chute  y de esta manera mantenemos de una forma perversamente dulce la frustración dentro de ti.

Pero todo esto debe tener una explicación lógica , ¿verdad? Bueno ,no se si es lógica lo que si es química. En nuestro cerebro tenemos la serotonina que actúa sobre las emociones y el estado de ánimo. Es la responsable del bienestar, genera optimismo, buen humor y sociabilidad, además de ser conocida por representar un papel importante en la inhibición de la ira y la agresión. Niveles bajos de serotonina están asociados con la depresión y la obsesión, es decir síntomas del desamor, llegándose a comprobar que el nivel de serotonina cuando se produce una ruptura y el de una maníaco obsesivo son prácticamente iguales. ¡Qué miedo¡¡¡¡

El amor también tiene que ver con las creencias, los valores y el enamoramiento, y son una serie de reacciones químicas producidas en diferentes regiones cerebrales que nos hacen tener una percepción idílica de una persona.

Según Guy la mejor manera de superar algo así es hacer una lista, que llevarás contigo siempre en tu móvil,  de todas aquellas cosas de la otra persona que no encajaban contigo, intentando desmitificar ese amor idealizado que tenías sobre el/ella o si es sobre esa persona,  con la que nunca estuviste pero que , sin embargo aún sigues “creyéndote enamorada”. Y repasa todo lo que NUNCA te dijo.

El amor libera además de la serotonina , dopamina y oxitocina por eso que cuando nos enamoramos nos sentimos excitados, llenos de energía y nuestra percepción de la vida es magnífica. Pero los neuroquímicos del enamoramiento vienen a chorros y al cabo del tiempo, al igual que pasa cuando alguien consume drogas durante un período largo de un dilatado período, llega la tolerancia o lo que comúnmente se conoce como habituación.  Cuando todos estos sentimientos químicos descienden,  se interpreta como una pérdida de amor, porque nuestros receptores neuronales ya se han acostumbrado a ese exceso de flujo químico y el enamorad@ necesita aumentar la dosis para seguir sintiendo lo mismo  y esto puede llegar a convertirse en “ya no siento lo mismo” tan lacerante y desgarrador que a tod@s nos han escupido alguna vez.

  • La oxitocina: la oxitocina ayuda a forjar lazos permanentes entre amantes tras la primera oleada de emoción. Se libera en cantidades grandes durante el orgasmo y en cantidades más pequeñas cuando te abrazan o te besan. Lo curioso es que la oxitocina es una sustancia endógena (segregada por el cuerpo), sin embargo actúa como una droga (sustancia exógena introducida en el cuerpo desde el exterior), liberando transmisores como la dopamina, la noradrenalina (norepirefrina) o la serotonina
  • La serotonina: el neurotransmisor de la felicidad y actúa sobre las emociones y el estado de ánimo. Es la responsable del bienestar, genera optimismo, buen humor y sociabilidad y es conocida por representar un papel importante en la inhibición de la ira y la agresión
  • La dopamina está relacionada con el placer, y es el neurotransmisor que desempeña un papel importante en los juegos de azar, el uso de drogas, y también en el amor.
  • Noradrenalina o norepirefrina es el neurotransmisor que induce a la euforia en el cerebro, excitando el cuerpo y dándole una dosis de adrenalina natural. Esto hace que el corazón lata más rápido, la presión arterial se eleve y hace que respiremos más pesadamente para que llegue más oxigeno a la sangre. Provoca el síntoma de las palmas sudorosas y de los rubores de las primeras etapas del enamoramiento.

A mi me han roto el corazón alguna vez, excesivas para mi gusto , aunque en mi caso siento más que se dobla a que se rompe y es tal la presión en el pecho y las heridas que me produce por dentro que supuran de tristeza que una vez incluso llegué a sentir literalmente lo que se se llama el  “síndrome del corazón roto” o cardiomiopatía de Takotsubo,  en el que crees que te está dando un infarto porque los síntomas son iguales y sientes literalmente “que te mueres de amor”. Evidentemente aún estoy aquí.

“En términos emocionales, una mala ruptura te hará pasar por cinco etapas de duelo: negación, ira, negociación, depresión y aceptación“, explica Hemmings y un estudio dice que a una persona le lleva cerca de tres meses (11 semanas, para ser precisos) sentirse más positiva sobre su separación.

En mi caso de momento lo que he hecho es borrar todos aquellos mensajes, emails, whatsApp de aquellos en los que deseo leer que dicen algo que me haga continuar enganchada y que no logro leer lo que NO me dicen. Aceptar que no quieren estar conmigo, que no tengo la culpa yo, simplemente no encajo con ellos y por supuesto que su nivel de oxitocina, serotonina etc no es el mismo que me produce a mí con ellos y lo que definitivamente hago es comer chocolate, porque es rico en  feniletilamina, compuesto químico  de la familia de las anfetaminas que produce placer. Es decir que a mi el dolor me ENGORDA.

Os regalo este poema que he escrito especialmente para mis lector@s sobre el “desamor” espero que os guste. (Vocabulario de escalador@s, en honor a los que escalan hasta tu corazón)

La escalada del des-CORAZÓN

Escalando por mis entrañas llegaste hasta dónde se ahogaban mis deseos

Al tinglar el anclaje arañaste el abismo de la pasión que se hallaba en mi corazón

Mientras avanzada en tu travesía olvidaste que yo era el segundo de cordada y no lanzaste la cuerda.

 

Olvidé rescatar mi Pink point así que caí una y otra vez.

Lo que al subir sólo eran nubes esponjosas de palabras bellas y abrazos tiernos,

se convirtieron en golpes de esas rocas de aristas hirientes del descenso contra mi alma.

 

Intenté encordarme  una y otra vez, pensando que tú me sostendrías

Incluso paraba para respirar en los puentes de roca, mirando hacia delante,

Sin embargo, TÚ olvidaste nuestra Cordada a dos.

 

Tuve el problema de búlder y me zarandaste bruscamente

produciéndome espasmos que hicieron morir lo poco digno que me quedaba.

Subí sin jumar y bajé desprovista de eternos sentimientos de enamorada.

 

Sin consuelo, en el fondo de este precipicio herida, triste y dolida

Me vuelvo a levantar porque si amé una vez así, podré volver hacerlo

con alguien que me haga ascender con el anclaje del “para siempre”.

 

Te hago una promesa ésta será la última vez que te grite con desgarro:

No me dejes, vuelve, NO ME OLVIDES , quédate.

Hasta la próxima. No olvidéis suscribiros y dejad comentarios si lo deseáis que los publicaré¡¡¡ 

LA APOPTOSIS DE LAS CELULAS DEL AMOR

img_5118No pensaba escribir esta quincena en el blog. Porque estoy pasando por el peor momento de mi vida y ya sabéis que compartir penas se me da muy mal. Estos días están siendo agonizantes para ÉL y agónicos para mí , esperando a que él se deslice con caballerosidad hacia “el otro lado”, si lo hubiera, o hacia otra alma blanca, que seguro que la encuentra.

Como tengo tantas horas para reflexionar, porque otra cosa me veo incapaz de hacer. Me ha dado por pensar en el amor. ¿Qué es exactamente el Amor? ¿Somos todos capaces de amar? ¿Tiene límites? ¿Te puedes morir de amor o sobrevivir por amor?¿Es igual el amor a tu compañer@ en la vida que el de un amig@, tus padres, etc? Ha podido alguien explicarlo alguna vez? ¿Es una emoción o un sentimiento? ¿Es una alimento necesario? ¿Es verdad que el amor de madre/padre es incondicional? ¿Se puede amar a varias personas en la vida o solo hay un amor verdadero ?

Aunque parece un poco paranoico todo esto, he aprendido mucho indagando sobre todas estas dudas. El amor de la amistad ya lo traté en otro post (Sanadoras, Pitonisas y Ángeles 19 mayo 2016) Así que ahora me centraré en los otros dos.

¿Existe el poder del amor? ¿El amor sana?

En la década de 1940 Rene Spitz realizó un estudio que arrojó unas conclusiones sobre el amor y el afecto muy interesantes. Para ello , siguió durante varios años a una serie de bebés que habían sido llevados a orfanatos, en lo que Spitz llamó “confinamiento solitario”. Los niños vivían en cunas en compartimentos divididos por sabanas que colgaban de lado a lado del tal forma que sólo podían ver el techo. Cada cierto tiempo una enfermera pasaba a revisar cómo estaban pero sin mostrar ningún tipo de cariño, ni hablarles, ni nada parecido. Sólo los dejaba con una botella de leche. Aunque la higiene de estos hogares era impecable, el 37% de los bebés en estos lúgubres hospitales murieron. Spitz comparó a este grupo con bebés con otros que crecieron con sus madres pero en prisiones: en esos casos ninguno murió. Además, pruebas posteriores sobre estos últimos, mostraron un mejor desarrollo físico e intelectual Así pudo concluir que no se trataba de la higiene o del alimento, sino del cariño que brinda el cuidado maternal.

El estudio de Spitz fue comprobado de nuevo en el 2007, cuando se comparó el crecimiento de bebés en orfanatos con bebés bajo el cuidado de padres adoptivos. En este, sólo se estudiaron niños sanos, para eliminar la posibilidad de que los resultados fueran sesgados por defectos genéticos. Los resultados coincidieron con lo descubierto por Spitz. Los niños que fueron adoptados crecieron más rápido y alcanzaron niveles de Inteligencia hasta nueve puntos más altos. El 55% de los niños en orfanatos desarrollaron algún tipo de enfermedad mental a diferencia de sólo el 22% de los niños adoptados, esto es, los niños adoptados crecieron con menos ansiedad, depresión y con mayor habilidad para poner atención.

A estos dos estudios hay que sumarle lo dicho por Howard Bloom, en su libro “Global Brain” en relación a esos estudios “Sin ser abrazados, amados e integrados al tejido de la sociedad, la resistencia de los bebés fue disminuyendo… verdaderamente el aislamiento social es el veneno más letal”. En su libro Bloom cita varios ejemplos de cómo el sistema inmune del ser humano se debilita cuando no recibe reforzamiento de las personas que lo rodean. Cuando no encontramos en el mundo un espejo afectuoso nuestras células pueden ser orilladas a una muerte programada, lo que se conoce como apoptosis. Esto ocurre porque el significado de nuestra vida es fundamentalmente social y sólo cobra sentido dentro de una madeja social que nos permita crecer y nos impulse a desarrollar nuevas formas de vida

Aquellos que no tienen amor en sus vidas no tendrán jamás estabilidad para crecer sanamente. Está comprobado que las personas que tuvieron traumas infantiles debido a abusos o falta de amor, arrastrarán toda su vida problemas de salud física y mental. conclusión es que el amor salva la vida.

Ahora bien, ¿También puede matar?

Hemos oído muchas veces la frase “se me ha roto el corazón” y aunque nos parezca sorprendente, además de ñoño, esto es verdad . Una ruptura, la muerte de la pareja o un disgusto grave pueden ponernos al borde de un ataque cardiaco. Normalmente de carácter leve.
Un situación extrema de este tipo puede debilitar de forma grave el corazón y hacernos sufrir lo que popularmente se denomina síndrome del corazón roto: que no es otra cosas que un fallo cardiaco que tiene los mismos síntomas que el infarto de miocardio pero sin sus graves consecuencias.
Este síndrome se le denominó Tako-Tsubo porque así se llama una vasija, abombada y con el cuello estrecho, usada tradicionalmente entre los pescadores nipones para atrapar pulpos. La parte del corazón afectada adquiere una forma similar a la vasija.
Se produce en personas sin estrechamiento de las arterias coronarias y su pronóstico es generalmente benigno, con una mortalidad intrahospitalaria inferior al 5 por ciento, pero pueden producirse complicaciones graves en uno de cada cinco casos. Sin embargo, casi todos los enfermos se recuperan completamente de la debilidad cardíaca tras unas semanas.
En el 90 por ciento de los casos, esta enfermedad viene provocada por un estrés muy fuerte y súbito. Algunos estudios apuntan que ese desmesurado estrés produce la liberación repentina de grandes dosis de catecolaminas, unas sustancias similares a la adrenalina que, a dosis muy altas, tienen un efecto tóxico sobre el corazón. De hecho, síntomas similares a los que tienen estos enfermos se han descrito en pacientes que han sufrido sobredosis accidentales de adrenalina.

Está claro que el amor también puede matar.

¿Existe el amor incondicional?

El amor incondicional según Hector Puche Héctor Puche. Presidente Fundación Budhi España, no es el que nos han contado que tienen las madres. Es un estado de consciencia donde el respeto, la aceptación y la comprensión del otro es al 100%. Es dar nuestra mejor versión de nosotros mismos de corazón. Tanto el amor y la amistad son ejercicios donde las personas deben optar por relaciones constructivas sin tener expectativas de cambiar a nadie. Si amas a tu pareja o a tus amigos, los aceptas tal y como son.Ese estado de conciencia que nos lleva al amor y que en un lenguaje neurocientífico, se traduciría como la interacción del lóbulo prefrontal y del neocortex – que son los encargados de “desanimalizarnos”- con el sistema límbico en un estado relajado y equilibrado, gestionando nuestras emociones consecuentemente y con unidad (pensar, sentir y actuar de la misma manera- en coherencia).

En cierto modo aunque sea un estado de conciencia , la consecuencia es ese amor incondicional.

¿El amor es un sentimiento o una emoción?

Ambas: Es sentimiento porque se refiere al lado intangible, el espiritual. El amor es espiritual. Es también emoción porque el amor causa efectos físicos y mentales en el organismo. Emoción se refiere a la reacción tangible de tu cuerpo y mente.

Personalmente creo que el amor además de ser ambas cosas es algo más que trasciende fronteras emocionales y físicas que no podemos muchas veces ni explicar. Y posee la capacidad de hacerte vivir, morir y salvar tiene que ser algo casi divino. Es decir que intervienen otros muchos factores o elementos.

¿Sólo hay un amor verdadero en la vida?

Nunca se ama igual, eso es verdad. Pero yo creo que puedes llegar amar varias veces en la vida de distinta manera pero con la misma intensidad. Si no, cuando te divorcias, o te dejan, no podrías soportar la idea de que nunca podrás volver a amar o que te vuelvan a querer.

Lo que si creo es que no siempre encuentras a esa persona que estaba destinada a estar contigo y amarte sin condiciones de una forma bella y pura. Y si es difícil encontrarlo una vez, ¿cómo vas a tener la suerte de hallarlo más veces.? Es decir, no es imposible, pero si poco probable.

Después de todos estos estudios, post y artículos leídos concluyo que la frase que últimamente me repite todo el mundo que me quiere . “eres muy fuerte para soportar y sobrellevar todo esto “ No es mi caso. Sinceramente , con los últimos acontecimientos, estar junto a él esperando a que ocurra, dormir junto a él sin saber si el se despertará o si su corazón tan lleno de bondad se parará, por fín, porque esto es un infierno. . Creo que no tiene que ver con la fortaleza sino con el AMOR.

Sólo puedo ofrecerle estar junto a él el tiempo que le queda. Deseo que sienta que le quiero, que le amo, que me ha hecho muy feliz y que siempre le recordaré como el que me enseñó amar de verdad.

El amor no puede hacerle sobrevivir en este cuerpo guiñapo que le queda. Pero tan poco me matará a mi aunque se me rompa para siempre. Estoy aquí terminando de escribir mi blog con mi suegro sufriendo al mirar a su hijo que se va. Y ese rostro roto me hace pensar que sólo el amor puedo embellecer la tristeza y la crueldad. Estamos aquí sujetando cada uno una mano de él para que sienta que le queremos y que puede partir en paz. Aunque ambos sepamos que esa paz no nos llegará jamás a nosotros que nos deja aquí huérfanos de él.

Yo no soy fuerte , sólo le amo con locura y por eso aguanto…